Pero benditos son los que confían en el Señor y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza. Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto. Jeremías 17 : 7:8

Primero que todo ¿que es la confianza?
La confianza: es la esperanza firme .
Dios siempre ha querido lo mejor para sus hijos e hijas, pero nosotros siempre nos dejamos llevar por nuestras propias decisiones y nuestra misma prudencia.

Aprender a confiar en una persona requiere de tiempo, nadie empieza a confiar en una persona a los cinco minutos de conocerlo. Pero si llevamos esto a Dios ¿que grado de confianza tenemos diariamente con el? Es una pregunta difícil quizás para varios. Pero aprender a confiar y a descansar en el Señor no es algo fácil.
Hoy en día nos enfrentamos a diferentes cosas que suceden en nuestra vida diaria como: los estudios, el trabajo, problemas, enfermedades etc. Y esto a veces como seres humanos nos colapsa y nos encerramos en nuestra propia prudencia. Pero esto no debe ser asi, porque tu eres un hijo o hija de Dios y con el Señor nada es imposible de llevar o hija de Dios y con el Señor nada es imposible de llevar y con el Señor nada es imposible de llevar o enfrentar. Aprendamos a contarle al Señor lo que nos pasa, lo que sentimos, lo que nos sucede, y así poder pedirle dirección al señor.

Te invito a que puedas ser como ese árbol que es plantado en la ribera del río que no le importa lo que va a suceder la plena confianza de ese árbol es su raíz y lo nutrida que se encuentra .
Busquemos al señor con una raíz nutrida, fortalecida y sobre todo llena de confianza en el Señor
Bendiciones chicos y chicas te espero en Vive la Serena 2017 🙂

09112016

Que Dios sea mi plena confianza

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *