Hoy todos quieren su minuto de fama, todos quieren tener la mayor cantidad de link en sus fotos y vídeos. Todos buscan la Notoriedad del otro y el aplauso… Y al parecer este síndrome también nos afecta a los cristianos. Esto a conducido a buscar notoriedad y aplausos por lo que hacemos en nuestras comunidades de fe… Pero, que nos dice Jesús ” el que quiera ser el primero hágase siervo” (Mc 9:35) …Jesús nos alivia el trabajo, quieres brillar en tu grupo juvenil, en tu iglesia, trabaja y sirve en ella, aunque sean dos o tres, Dios bendecirá la fidelidad, y luego de un tiempo veras los frutos. No dejes que las luces del éxito del mundo atrapen tu vida. ¡Dios, nos invita a que seamos una iglesia viva ahora y aquí!, escuchando al que lo necesita y aprendiendo a ser luz en medio de tanto conflicto. Para ello, Jesús nos invita a que seamos una iglesia que sirve en la causa del Reino de Dios, trabajemos para que este Reino de esperanza, amor y restauración crezca.

Esto nos enseñará que nuestros egos deben morir ante el trabajo presentado por nuestro maestro y que no debemos alimentarnos de éxitos mundanos que tan mal le hacen a las iglesias, jóvenes, pastores, líderes y hermanos. Es decir, crezcamos en dos vectores; vertical con Dios y horizontal con el que esta a mi lado… Dios les bendiga mucho…

10112016

El brillo de las luces y el ego de los aplausos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *