¿Estás en el lugar correcto?
Y el ángel me dijo: «Escribe esto: “Benditos son los que están invitados a la cena de la boda del Cordero” —y añadió—: “Estas son palabras verdaderas que provienen de Dios”».10 Entonces me postré a sus pies para adorarlo, pero me dijo: «No, no me adores a mí. Yo soy un siervo de Dios, como tú y tus hermanos que dan testimonio de su fe en Jesús. Adora sólo a Dios, porque la esencia de la profecía es dar un claro testimonio de Jesús.
Es claro que el ser humano no fue hecho para estar quieto; con esta idea, se me vienen a la mente los gitanos, van de allá para acá y viceversa, tal vez viajando con un objetivo en mente o puede que no y que se dejen llevar por su instinto.

Personalmente creo que los cristianos no fuimos diseñados para estar estancados, quietos; clavados como estaca en medio de un campo de futbol en pleno entrenamiento, no podemos pasarnos la vida estacionados como un auto dañado, debemos ganar potencia, pasar cambio, salir de la zona de confort e ir un poco más allá. Jesús lo advirtió; cosas mayores que yo ustedes harán. Dijo mientras compartía con los apóstoles. Con esto quiero ser tajante, es hora de que avancemos, se acabó el tiempo de hablarle de Jesús a la gente, es tiempo de que Jesús le hable a la gente a través de nosotros.

Lo anterior, es imposible de lograr si no le conocemos realmente como se debe, para que Cristo sea revelado en nuestra generación debemos buscar su amor y sumergirnos en intimidad, conocer su paternidad {Oseas 4:6} dejar que nos quebrante, que su amor nos venza, cuando esto suceda no te quedara nada más que contemplarlo, no tendrás defensas contra su poder, ¡Él quiere que lo conozcamos! para que cuando nos vean, lo vean a él reflejado a través de nuestras vidas.

Para que esto sea posible, es necesario encontrar nuestra posición correcta en el cuerpo de Cristo, no se trata de estar donde yo quiero o donde sea visto, se trata de estar donde el padre quiere que este, esto es similar al futbol, existen jugadores en el futbol que muchas veces pasan desapercibidos, pero cumplen un rol fundamental en el equipo y cuando este personaje no está, vaya que se nota en el desarrollo del juego. Es como cuando falta Marcelo Díaz en la selección, probablemente nadie lo nota en la cancha, los periodistas no lo aclaman, las portadas se las lleva Alexis, Vidal y compañía. Pero cuando Marcelo no está, diecisiete millones de chilenos lo extrañan.

Cada uno en su posición vamos a lograr hacer lo que el espíritu quiere para esta generación. ¿Cuál es tu posición? Desde que conociste al Señor, ¿Cuánto haz avanzado?

11112016

¿Cuál es tu posición en la cancha?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *